Pasar al contenido principal

Liderar la innovación y la disrupción. Cómo el liderazgo puede facilitar la gestión de la nueva realidad, a cargo de Andrés Raya (MBA 89)

Programa de continuidad | Castellano

10Abril 2018 de 19:30h a 21:00h

CRÓNICA

Conferencia sobre el liderazgo de la innovación y la disrupción

ESADE Alumni organizó una conferencia a cargo de Andrés Raya, codirector del Programa de Liderazgo de Personas y Gestión de Equipos de ESADE, sobre la importancia del liderazgo de la innovación y la disrupción en las etapas de automatización.

Nikolai Kondrátiev fue el primero en definir los diferentes ciclos largos de la economía a lo largo del tiempo. La última fase que el economista ruso destacó es la quinta: la de las TIC y la introducción de internet (años ochenta-actualidad). No es extraño pensar que hay una fase posterior, un sexto ciclo, aunque no se sabe exactamente cómo se concreta: «Antes se relacionaba con temas de nanotecnología, biotecnología y producción energética. Ahora se acerca más a la inteligencia artificial y la digitalización», afirmó Andrés Raya.

Aunque el tema de la automatización de procesos es, en parte, preocupante, el ponente se mostró optimista ante la oportunidad de resolver temas tan complejos como, por ejemplo, la escasez de recursos. Avances como la inteligencia artificial transforman todo el panorama industrial: «En 2027, por lo menos el 30 % de actividades del 60 % de los empleados van a ser automatizadas, y eso nos va a afectar a todos», advirtió Raya.

Las empresas tienen la función de adaptarse a esta nueva realidad haciendo un cambio en su gestión y en la manera de liderar. El ponente propuso cuatro premisas para adecuarse a ello, de las cuales al menos dos deben ser de obligado funcionamiento:

1.    Capacidad de formular nuevas maniobras a partir de reducir la velocidad, reconfirmar y modular la estrategia existente.
2.    Informarse y percibir los cambios del entorno. Transmitir lo recopilado al conjunto de la organización para que esta genere una reacción.
3.    Crear prototipos e ir probando estrategias. Cambiar el planteamiento tradicional del fracaso como algo negativo: fomentar la idea de que los errores sirven para mejorar.
4.    Implementar los cambios que tengan altas probabilidades de éxito.

Uno de los errores comunes de las empresas tradicionales es interpretarse de manera individualizada e ir con la idea de primero lanzar proyectos y luego ir a por ellos. Raya lanza un planteamiento: «¿Qué ocurre si la nueva estrategia choca con los modelos culturales de organización?»

Se ha de concebir la empresa como una organización y aprovechar las habilidades específicas de cada persona para generar una mejora. Nos referimos a la herramienta de gestión de cambios, a una transformación cultural de la empresa para comprender la situación, crear un equipo y formar una estrategia conjunta. «El 50 % del proceso se inicia antes de la actuación. Es más importante el camino a seguir que el hecho de llegar a la meta. Las empresas tradicionales tienden a centrarse en exceso en la actuación, pero hay que tener en cuenta que, si la alineación se hace bien, la actuación sale sola», afirmó el experto.

Para conseguir una organización bien fundamentada, se necesita, como mínimo, a un 60 % de personas que promuevan o ayuden al cambio, pero siempre existe un porcentaje de resistentes al proyecto. Para que estos dejen de resistirse, existen diferentes dinámicas, como el storytelling (complementar la información con las emociones) o la gamificación (estrategia de la empresa, basada en el juego, con recompensas y dinámicas de flujo).

Con esta actuación, la empresa cambia su estructura jerárquica y forma a nuevos operadores, destinados a explorar, buscar y gestionar nuevas realidades, y a explotadores que permiten que la nueva estrategia sea una realidad.

Otro cambio promovido por la nueva etapa de digitalización es la metodología y la gestión de proyectos: las empresas están encargadas de crear prototipos y fijar fases, y que lo que se gane sea mayor que lo que duela. «Antes, una vez conocíamos el alcance, pensábamos con qué tiempo y con qué dinero lo íbamos a conseguir. Ahora se propone hacer lo contrario: analizar nuestro tiempo y dinero y, a partir de ahí, definir el alcance», comentó Raya.

Todas las metodologías tienen ciertos elementos comunes. Son los conocidos como proyectos agile, caracterizados por:

-    La interacción entre personas: se crean grupos de personas de diferentes departamentos y se les empodera para que lleven a cabo un proyecto concreto.
-    La comunicación directa con el cliente, más que la negoción de un contrato.
-    La autoorganización para responder al cambio: toma de decisiones conjunta.

Cada vez más, las empresas apuestan por el liderazgo de la “redarquía” como modelo colaborativo, en virtud del cual los diferentes actores de un grupo comparten conocimientos y ponen ideas en común para desarrollar un plan estratégico. «Uno de los elementos más importantes es funcionar sobre la base de la influencia: primero tienes que dar, para luego recibir. La generosidad es una medida para generar confianza y tener más nivel de influencia», explicó Andrés Raya.

Debemos tener en cuenta que los errores solo dependen de la responsabilidad de quien actúa. El fracaso nos sirve para evaluar posibles errores y resolver los problemas para así aplicar herramientas que ayuden a mejorar el proceso para lograr al éxito. No se trata de buscar una solución permanente, sino de superar los obstáculos que se nos presentan día a día.

Andrés Raya concluyó la conferencia con una metáfora: «Quien inventó el salto de altura de espaldas fue Fosbury, pero no lo habría hecho si a alguien antes no se le hubiera ocurrido poner un colchón de espuma para que pudiera amortiguar la caída. Las empresas se tienen que encargar de poner este “colchón de espuma” para atreverse a saltar hacia los nuevos retos que nos propone la realidad tecnificada».


Este Programa de continuidad utiliza la metodología Student First. Es imprescindible y obligatorio leer la documentación previamente.

ESADE Alumni te invita a esta sesión del Programa de continuidad, titulada “Liderar la innovación y la disrupción. Cómo el liderazgo puede facilitar la gestión de la nueva realidad”, a cargo de Andrés Raya (MBA 89), colaborador académico del Departamento de Dirección de Personas y Organización de ESADE y director del Programa PARTNERS.

Vivimos unos momentos especiales, una nueva normalidad en la cual la velocidad del cambio y su intensidad son territorio ignoto. El incremento de productividad que se espera de la automatización y de la inteligencia artificial es el mayor que la humanidad haya registrado jamás. Acaso solo es comparable a lo que representó el paso de la sociedad paleolítica a la neolítica hace entre 8.000 y 12.000 años. La disrupción en el entorno y en los modelos de negocio, junto con la automatización de la mayoría de los puestos de trabajo, nos pone ante un escenario de cambio sumamente interesante y desafiante.

En este contexto, nos preguntamos: ¿Tienen el liderazgo y la gestión de las personas algo que aportar, tanto desde el punto de vista organizativo como personal, más allá de la necesidad evidente de adaptación y la conveniencia de una actitud positiva, proactiva y resiliente?

Claramente, sí.

Conceptos y herramientas como la organización dual de Kotter, la gestión del cambio como proceso continuo, las competencias digitales, la gamificación, el storytelling o el nuevo marco mental del liderazgo están facilitando la adopción de todos estos cambios, mejorando la actitud y la aptitud de las personas en todo este proceso y preparándonos mejor para un entorno incierto y esperanzador.
La organización de la sesión adoptará un formato de “clase invertida”. Se suministrarán una serie de materiales que se recomienda haber trabajado con anterioridad a la sesión, en la cual se integrarán los contenidos y se resolverán las dudas existentes.

 

 

Andrés Raya

En 1989, inició su colaboración con ESADE como colaborador académico. Ha sido director general y vicepresidente de Tiendas Diesel España y GUESS en España, Francia y Portugal; y managing director del Grupo Pyrenees.

Desde 2015, es director académico y coordinador de los programas de Corporate MBA de ESADE Executive Education.

Desde 2012, es director académico de Custom Programmes de ESADE Executive Education y responsable del segmento de partnership territorial y sectorial.

Desde 2004, es director del Programa de Liderazgo de Personas y Gestión de Equipos de ESADE Executive Education.

Ha dirigido proyectos de consultoría institucional y ha participado en algunos de los mayores proyectos de cambio que se han vivido en España en sectores tan emblemáticos como el financiero o el asegurador.

Es miembro de consejo de administración de empresas de sectores tan diversos como la investigación biomédica, la medicina regenerativa, la distribución, la moda, las TIC, la logística avanzada, etc.
Como investigador, es cotitular de la patente núm. 201131906/4 "Procedimiento para preparar productos de terapia celular o ingeniería tisular", en colaboración con el Banc de Sang i Teixits de Barcelona (25