Pasar al contenido principal
Para visualizar el vídeo
Hazte socio o INICIA SESIÓN

CRÓNICA

Arcadi Orrit (Lic&MBA 96), miembro de la Junta Directiva del Club Finanzas ESADE Alumni, presentó la primera sesión del curso organizada por el Club sobre un tema que despierta gran interés entre los antiguos alumnos: las implicaciones del Brexit. El acto contó con la participación de David Murillo, profesor asociado del Departamento de Ciencias Sociales de ESADE; Àngel Castiñeira (ADE 95), profesor titular del Departamento de Ciencias Sociales y director de la Cátedra LiderazgoS y Gobernanza Democrática de ESADE, y F. Xavier Mena, profesor del Departamento de Economía, Finanzas y Contabilidad de ESADE y catedrático de Economía de la Universidad Ramon Llull.

Con el 51,9 % de votos a favor, los ciudadanos del Reino Unido decidieron en referéndum el pasado 23 de junio abandonar la Unión Europea, un resultado que sorprendió y preocupó a los europeístas por sus consecuencias para el conjunto de la Unión.

Transición de modelo

Durante su exposición, el profesor David Murillo apuntó que el Brexit "cuestiona la capacidad de intromisión de la Unión Europea en los estados y supone una crisis institucional, porque según la respuesta de la UE, habrá unas consecuencias u otras", a lo que añadió la necesidad de preguntarse hasta qué punto no estamos en un periodo de transición. "El terrorismo y la inmigración son los temas que más preocupan a la ciudadanía en estos momentos y la Unión Europea pondrá su atención en la seguridad, pero como nuestra situación geográfica no nos favorece, vendrán tiempos complicados si no se resuelven los conflictos en África", apuntó el profesor.

Murillo comparó el Brexit con el voto pro-Trump y manifestó que "los que esperan volver al estado-nación deben saber que es un concepto del pasado, porque lo que se necesita es más gobernanza global y no poner fronteras". Sin embargo, reconoció que la crisis del pensamiento neoliberal sigue en auge y la relación entre instituciones, ciudadanos y mercado, sin resolverse. "En ese sentido, el Brexit es un punto más de un proceso de transición que implica una capitalismo más cercano a los ciudadanos", señaló.

Principales repercusiones

Para Àngel Castiñeira, el Brexit no es una fisura, sino una brecha con efectos a medio y largo plazo en los acuerdos legales y políticos, en temas territoriales, en economía, en inmigración y libre movimiento, y en política.

Si bien el Reino Unido era miembro de la Unión Europea, la Unión Económica y la Unión Aduanera, no formaba parte del espacio Schengen, la zona euro, la unión bancaria o el pacto fiscal europeo, de forma que "según las negociaciones, podría salir total o parcialmente de la Unión Económica y la Unión Aduanera y tener una relación con la UE como la de Noruega, Islandia y Liechtenstein; como la de Suiza; o como la de Turquía —apuntó el experto—, lo que podría suscitar que Rumanía, Bulgaria y Croacia también iniciaran su salida". De esta forma, para el profesor, una negociación más amigable o más hostil, combinada con una mayor integración de la UE o una desintegración, producirían escenarios distintos.

En cualquier caso, Castiñeira quiso destacar como principales repercusiones del Brexit las siguientes: "Al perder a su segunda potencia económica, la principal fuerza militar y una red diplomática extensa, la UE pierde peso político y relevancia en el mundo, mientras se refuerza el eje Asia-Pacífico; el ideal de posguerra queda dañado, poniendo de manifiesto que la integración europea es reversible, por lo que pierde credibilidad y se fomenta el euroescepticismo; Reino Unido deja de ser 'los ojos y oídos' de Estados Unidos, con lo que este último buscará nuevos aliados en sus relaciones transatlánticas, y se inicia un cambio en el equilibrio de poder dentro de las instituciones de la UE".

Un nuevo escenario

Finalmente, el profesor F. Xavier Mena hizo un breve repaso histórico para poner de manifiesto cómo el Imperio británico había controlado los cuatro hemisferios hasta avanzado el siglo XX y, si bien la caída del imperio y la entrada de Estados Unidos como nuevo líder global tras la Segunda Guerra Mundial habían cambiado las cosas, recordó que Churchill ya lo anunció en 1953: "Tenemos nuestro propio sueño y nuestro propio cometido. Estamos con Europa, pero no formamos parte de ella. Estamos conectados, pero no somos lo mismo. Estamos interesados y asociados, pero no absorbidos. Si Gran Bretaña debe escoger entre Europa y el mar abierto, escogerá siempre el mar". Del mismo modo, Margaret Thatcher pidió el sí a los ciudadanos para entrar en la Unión, pero en la cumbre de Dublín de 1979, la primera ministra lanzó a sus socios una de sus frases más famosas: "¡Quiero que me devuelvan mi dinero!".

Para el profesor, "los británicos se han pasado mil años cambiando el mundo, pero no han aceptado cambiar ni un ápice de sí mismos. Todo lo que firmaban en el seno de la Unión, era opting out (cláusula de exención)".

Y aunque el Reino Unido es un país subido a la ola de la digitalización y Londres un hub global, el experto auguró un "final de año malo para la economía británica", con consecuencias a corto plazo en los fondos inmobiliarios, las empresas, la City, el comercio UE-RU y los distintos sectores económicos.

"Además —señaló el economista—, las cosas han cambiado mucho desde el Imperio británico, y ahora el principal socio comercial de las antiguas colonias británicas es China, y Londres es uno de los principales destinos migratorios del mundo. No podemos olvidar que más del 36 % de la población del Reino Unido proviene de otros países".

"Como el artículo 50 del Tratado de la Unión establece un plazo de dos años para negociar los términos de la salida de la Unión Europea, las negociaciones pueden alargarse mucho tiempo y habrá concesiones, pero al final el Reino Unido se irá, con lo que será un problema para ellos, pero también para Europa" concluyó Mena. Programa

El Club Finanzas ESADE Alumni te invita a la primera sesión del curso, en que analizaremos el Brexit.

El 23 de junio de 2016, los ciudadanos del Reino Unido decidieron en referéndum, con un 51,9 % de votos a favor, abandonar la Unión Europea. Con este resultado, se inicia un proceso relativamente largo (de dos años) de retirada del Reino Unido de las instituciones europeas. Pese a que desconocemos cuál será el resultado final de las negociaciones, es relevante plantearnos cuáles podrían ser las implicaciones geopolíticas y geoeconómicas de este hecho, tanto desde el punto de vista temporal (a corto, medio y largo plazo) como desde el punto de vista de algunos de los actores implicados (UE, Reino Unido, mundo empresarial y ciudadanos).

Participan:
David Murillo, profesor asociado del Departamento de Ciencias Sociales de ESADE
Àngel Castiñeira (ADE 95), profesor titular del Departamento de Ciencias Sociales de ESADE y director de la Cátedra LiderazgoS y Gobernanza Democrática de ESADE
F. Xavier Mena, profesor del Departamento de Economía, Finanzas y Contabilidad de ESADE y catedrático de Economía de la Universidad Ramon Llull
Para más información:
clubfinanzas@alumni.esade.edu

Idioma: Castellano

Recursos de este evento ¡Solo socios!

Presentación utilizada por Àngel Castiñeira